Turismo cubano: colocado en la línea del triunfo

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, recorrió en la mañana de este viernes espacios del Polo turístico Jardines del Rey, sede de la edición 42 de la Feria Internacional de Turismo (FIT-Cuba) 2024.

Compartir

Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asiste a Feria Internacional de Turismo, en Cayo Coco.
(Foto: Estudios Revolución)
Tomado del sitio Presidencia
130
04 Mayo 2024

CAYO COCO, Ciego de Ávila.— «Creo que nosotros tenemos toda una perspectiva de desarrollo. Hay potencialidades, y la principal potencialidad del turismo en Cuba -además de nuestra belleza natural, de nuestra cultura en la concepción más amplia- es nuestro pueblo, que es un pueblo amable, que es un pueblo que sabe compartir con el turista, que se muestra abierto, sincero, honesto, afable y cariñoso».

Con tales palabras el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, hizo alusión en la mañana de este viernes a la principal riqueza que contiene la actividad turística en la Mayor de las Antillas: su gente, esa que recibe y abre el corazón a los visitantes de otras latitudes.

El jefe de Estado compartió su valoración ante un grupo de periodistas y en el escenario de la edición 42 de la Feria Internacional de Turismo (FIT-Cuba) 2024, que se ha venido desarrollando desde el dos de mayo y se extenderá hasta el día cinco, en los parajes del Polo turístico Jardines del Rey.

Díaz-Canel Bermúdez expresó que «el turismo siempre nos lo hemos planteado como una industria que genera el desarrollo del resto de las industrias en el país, y de todo el sistema empresarial», y que por tal motivo se habla de él como de «una locomotora de la economía cubana».

Especial énfasis hizo el dignatario en que «el turismo se ha estado desarrollando en estos tiempos en condiciones muy severas». En primer lugar, dijo, por la intoxicación mediática imperial que ataca directamente a esa actividad: «Ellos saben —resaltó el jefe de Estado— lo que representa el turismo en materia de ingresos y en materia de desarrollo económico para nuestro país».

A propósito de lo anterior, el primer secretario del Comité Centra del Partido Comunista afirmó que «son absurdas, prepotentes y perversas las medidas recrudecidas de bloqueo, principalmente orientadas hacia el turismo». Y en ese punto de sus declaraciones denunció cómo se prohíbe a los ciudadanos norteamericanos visitar Cuba; cómo cerraron los servicios de cruceros; y cómo ahora, en una nueva maniobra, se ha dicho a los ciudadanos europeos que, si visitan el archipiélago, no podrán entrar a Estados Unidos.

«Tenemos pruebas de todas las presiones que han hecho a agencias financieras, a las agencias turísticas, a las agencias de viaje, aerolíneas y suministradores para evitar que el turismo se pueda desarrollar, como se hace en cualquier lugar del mundo, en condiciones normales», afirmó el presidente Díaz-Canel a propósito del cerco imperial. Y en esa línea de pensamiento comentó a la prensa:

«Creo que a lo que le temen es, sencillamente, al bienestar de Cuba; le temen al desarrollo económico de Cuba potenciado por una industria donde se han formado ya personal de alta calificación, dirigentes y gerentes con preparación de estándares internacionales».

El mandatario trajo a colación, con destaque, «las relaciones que hemos tenido con un grupo de cadenas hoteleras a nivel internacional, que han estado apostando por Cuba y que se mantienen en Cuba a pesar de las presiones». Recordó que el país caribeño acaba de ganar una batalla luego de que la cadena hotelera Meliá fuera demandada, siempre con el propósito de que abandone sus actividades en el país caribeño.

Sobre lo anterior, el Jefe de Estado hizo énfasis en que Meliá «es una de las cadenas hoteleras más importantes que está en Cuba y que ha estado con nosotros a pesar del bloqueo. Por ejemplo, Meliá es una de las cadenas de las cuales sus directivos tienen prohibida la entrada a Estados Unidos. Esas son medidas coercitivas. Esas son medidas de levantamiento de muros, son medidas de presiones, que son inconcebibles para el mundo mejor que todos queremos».

Proyección hacia lo profundo de Cuba

Al referirse al pueblo como una de las principales fortalezas de la actividad turística en Cuba, Díaz-Canel Bermúdez declaró que la naturaleza de ese pueblo es la que «explica que a pesar de estas presiones se mantienen todas estas cadenas hoteleras, todos los proveedores trabajando con Cuba; y esta Feria yo creo que ratifica eso».

El mandatario no pasó por alto que se trata de un evento al cual han concurrido casi 70 naciones y más de mil visitantes llegados desde diversos lugares del mundo. Destacó que en estos días se ha podido contar con «una representación amplia de cadenas hoteleras, de proveedores, de aerolíneas, de agencias de viaje, de touroperadores; y por supuesto también las representaciones del empresariado cubano en estos mismos ámbitos, el que forma parte del desarrollo turístico del país».

Fit-Cuba 2024.
(Foto: Estudios Revolución)

El dignatario valoró de «muy alentador» que «en esta Feria empieza a existir una representación del producto turístico de cada una de nuestras provincias, y ya va avanzando y se va perfilando un propósito que discutimos recientemente en el Consejo Nacional de Innovación -que ahora se va a llevar al Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros y después al Consejo de Ministros-, sobre cómo nos proyectamos más al turismo comunitario y al turismo local».

«Por lo tanto, tal vez en la próxima Feria, además de presentar el turismo de cada provincia, lo podamos orientar más al turismo de comunidad y al turismo local que se convierte también en fuente de desarrollo autónoma y auténtica de las comunidades del país con todas las potencialidades que hay de turismo rural, turismo de ciudad, turismo ecológico, turismo de sol y playa y también turismo histórico-cultural; y eso llega a la calidad de vida de las comunidades».

El mandatario reflexionó que tal proyección turística ayuda a contrarrestar las campañas mediáticas, porque «hay una Cuba virtual, que es la Cuba que muestran de manera intoxicada todas las plataformas imperiales de colonización cultural»; y está, dijo, «la Cuba donde vivimos todos».

Está la Cuba -recordó el presidente de la República- que en medio de condiciones difíciles ha desarrollado una «magnífica Feria que es una Feria organizada, es una Feria con cultura del detalle», que al recorrerla muestra «cuáles son nuestras potencialidades, en qué momento estamos en el turismo; y siempre defendiendo el concepto de desarrollo del turismo sostenible, donde hay una armonía entre el factor económico, el factor social y el factor medioambiental».

El jefe de Estado comentó a los reporteros que él es «uno de los que defiende que a esos pilares del turismo sostenible hay que agregarle el pilar cultural -no viendo a la cultura solo como concepto de actividad artístico-cultural sino en su sentido más amplio».

«Cuba tiene muchos valores; por tanto, la apuesta que se ha hecho en estos tiempos para el desarrollo económico social en el plan de desarrollo 2030, potenciando el turismo como una de las actividades económicas fundamentales del país, creo que es una propuesta muy acertada».

Hacia el final de sus declaraciones el mandatario expresó que «muchas veces no hablamos públicamente de algunas cosas para evitar las persecuciones perversas que desarrolla el enemigo; pero si se razona a profundidad cómo hemos podido mantener determinados servicios, determinadas calidades en las conquistas sociales; cómo en algunas ocasiones, en medio de crisis energéticas hemos podido adquirir combustible o hemos podido adquirir alimentos», la respuesta está en que «uno de los que más aporta a esas potencialidades, a esas posibilidades en momentos muy duros, es el turismo».

Sobre el estratégico sector, el dignatario recordó que todavía tiene un deterioro por las consecuencias de la COVID-19 y por el impacto del recrudecimiento del bloqueo; «pero ya este año va despegando; este año vamos con un crecimiento que muestra una tendencia muy favorable; y yo creo que en uno o dos años ya podremos estar por encima de los resultados que teníamos en el 2019».

Lo anterior tiene que ver mucho -analizó el mandatario- «con las estrategias que ha desarrollado nuestro Ministerio del Turismo, con las estrategias que han desarrollado también las cadenas hoteleras y todo el sistema de infraestructura de apoyo al turismo, y con los encadenamientos que está teniendo el turismo con la empresa nacional, con las producciones nacionales, y también con el sector no estatal de la economía que ya también se ve presente en este tipo de Feria».

«Creo —resaltó el jefe de Estado— que vamos armando toda una matriz de participantes, de actores que con sabiduría están proyectando un turismo que agrada y que va a seguir triunfando».

La antesala

La agenda del presidente cubano en el escenario de FIT-Cuba 2024 comenzó muy temprano y tuvo como primer momento -mucho antes del intercambio con los reporteros- un recorrido por las instalaciones del aeropuerto internacional Jardines del Rey, en Ciego de Ávila, principal puerta de entrada al Polo turístico de igual nombre.

En el itinerario por una terminal que actualmente recibe unos 36 vuelos semanales -procedentes en su mayoría de Canadá y de Rusia-, también estuvieron presentes el miembro del Buró Político y primer ministro de la República de Cuba, Manuel Marrero Cruz; así como el titular de Turismo, Juan Carlos García Granda, y el presidente de la Corporación de la Aeronáutica Civil CACSA, Joel Beltrán Archer.

El segundo punto en el recorrido fue el Centro Comercial La Gaviota, administrado por la Cadena Caracol y que incluye tiendas, puestos de artesanías, un centro recreativo infantil y una cafetería. El paso por tales recintos propició conversaciones sobre el valor de extender horarios en la oferta de los servicios y sobre la importancia de que en todo cuanto se brinde esté presente la imagen de Cuba.

Una vez en la instalación hotelera Meliá Costa Rey y acompañado de Manuel Marrero Cruz y de Juan Carlos García Granda, el presidente cubano fue informado acerca de las potencialidades, perspectivas, novedades y atractivos del Polo turístico Jardines del Rey, y también de todo el archipiélago.

Gihana Galindo, directora comercial del Ministerio de Turismo de Cuba.
(Foto: Estudios Revolución)

En el recinto, Gihana Galindo, directora comercial del Ministerio de Turismo de Cuba, ofreció datos elocuentes de cómo un sector se va abriendo paso en medio de lo adverso: En el 2023, por ejemplo, Cuba creció en un 51 por ciento en los arribos de visitantes internacionales con relación al año anterior.

El plan de desarrollo del sector turístico proyecta superar en el 2030 las 110 000 habitaciones, dijo la directiva, quien también enunció que al cierre del primer trimestre del 2024 los arribos de visitantes internacionales se acrecentaron en un ocho por ciento con relación a igual periodo del año precedente.

Gihana Galindo afirmó que «desde la región de América Latina, a la que hemos dedicado esta edición de FIT-Cuba, los principales mercados han registrado importantes crecimientos en el primer trimestre (del presente año): México ocupa la primera posición en la región, y muestra un crecimiento del 38 por ciento. Argentina, segundo mercado de interés en la región, crece en un 44 por ciento. Colombia, en un nueve por ciento. Brasil, en un 68 por ciento. Venezuela, en un 12 por ciento. Perú, en un 72 por ciento. Y Bolivia, en un 50 por ciento».

«En la presente temporada de verano, y para la próxima temporada de invierno, continuaremos creciendo en operaciones aéreas al destino, en mercados como Colombia, España, Portugal, Europa del Este, y China», dijo Galindo, quien además valoró: «Nuestro destino avanza y se fortalece»; y «estamos trabajando sin descanso para lograrlo». (Alina Perera Robbio)

Comentar

Esmundo

Domingo, 05 Mayo 2024 12:17

Todo es culpa de bloqueo creo que no ,porque la mala atención de los que trabajan en el sector tiene que ver con bloqueo algunos y que no halla Carme de res ejemplo es culpa de quien