Llover sobre mojado

La falta de sistematicidad se convierte en una enfermedad que hace que ideas valiosas queden en el olvido, para luego ser retomadas.

Compartir

Narciso Fernández Ramí­rez
Narciso Fernández Ramí­rez
@narfernandez
1282
25 Agosto 2023

Sistematicidad, santa palabra que olvidamos. Lo que era una magnífica idea, la echamos en saco roto y, de nuevo, al tiempo, volvemos a ella como si resultara novedosa, y así, sucesivamente, porque, como reza la frase atribuida al Generalísimo Máximo Gómez, si bien no llegamos, nos pasamos.

(Ilustración: Martirena)

Ahora retomamos la furia de los organopónicos en una provincia pionera en tan útil y necesario empleo de los espacios citadinos para disponer de los vegetales, condimentos y legumbres frescas la mayor parte del año.

Basta recordar los años 90 del pasado siglo —en medio del más duro período especial— para volver a ver, aunque sea en la imaginación de quienes peinamos canas, a los camiones de Las Marianas, repletos de lechugas, acelgas, pepinos y otras variedades de estación, pregonando la mercancía en los distintos barrios de la Santa Clara y a sus hermosas mujeres vendiéndolas a precios que hoy parecieran de otra galaxia, pues un buen mazo de lechuga no rebasaba los 0.50 centavos del actual maltratado peso cubano.

El presidente del Parlamento, Esteban Lazo, en las recientes sesiones de la Asamblea Nacional, hizo alusión a este problema de la falta de sistematicidad, y pidió, como se ha hecho tantas veces, retomar lo que en un momento funcionó y que nosotros mismos dejamos perder.

Otra vez, apremiados por la ingente necesidad alimentaria, nos volcamos a los 139 organopónicos de Villa Clara; de los cuales, 81 están evaluados de regular y 24 de mal. Decisión gubernamental muy atinada, como también resulta correcto que sean las propias empresas y organismos de cada territorio quienes participen en esa labor, porque si queremos municipios sustentables, tenemos que aprovechar sus fuerzas endógenas.

Lo malo estaría en volver a perder el acelerón actual, que las turbias aguas del abandono retomen su nivel y que nuestros organopónicos regresen a la condición de terrenos baldíos o a funcionar como lugares para la reventa de alimentos, como se ha visto en la actualidad.

La enfermedad del descontrol, unida a la costumbre de realizar lo mismo, año tras año, sin tener en cuenta el cambio de las circunstancias, ha provocado retrocesos en asuntos sensibles como la producción y el acopio de la leche, alimento necesario y bastante escaso en los días que corren, a pesar de la llegada de la primavera y las lluvias de verano.

Un reciente comentario del periodista Jesús Álvarez López en la CMHW, titulado: «En plena primavera y la leche no aparece», trata de manera crítica el problema. Cito al colega: «Hoy la provincia no rebasa los 105 000 litros diarios, muy por debajo del plan y del promedio histórico. En esta etapa, durante los últimos años, que no fueron buenos, hemos entregado no menos de 160 000 litros diarios».

Mientras, el subdelegado provincial de la Agricultura, Norberto González Pedraza, le refería al colega de la radio: «Hay muchos productores que están acopiando disciplinadamente la leche, pero de los 23 000 propietarios de ganado que tiene la provincia, 3000 no cumplieron su plan de julio y más de 1000 no han entregado un litro de leche en el último trimestre».

Los incumplimientos en la recogida de la leche preocupan mucho; resulta algo reiterativo en el tiempo. Lamentablemente, estamos bien distantes de cuando la UBPC Desembarco del Granma, en Santa Clara, garantizaba, cada año, un millón de litros de leche y Villa Clara superaba los 21 millones de litros anuales, como sucedió en el 2012.

Ni tampoco nos acercamos a lo logrado en el 2019 por la CCS Pedro Lantigua, en Corralillo, primera de su tipo en la provincia que lograba entregar al Estado el millón de litros.

Estos constituyen apenas dos de los tantos temas sensibles que existen, pues forman parte del dilema alimentario por el que atraviesa el país. Volcarnos a los organopónicos resulta una necesidad y deber. Acopiar cada día más leche, otra problemática igual de urgente.

Precisamos mayor constancia y, sobre todo, de la indispensable sistematicidad en las tareas vitales; de lo contrario, poco habremos conseguido y, de nuevo, volverá a llover sobre lo mojado.

Comentar

Evelio

Martes, 19 Septiembre 2023 21:53

¿Dónde estará el file de la rectificación de errores y actitudes negativas? Hay que reactivarlo.

Daniel el de Manuelita

Lunes, 18 Septiembre 2023 21:41

Periodista, muy bueno su comentario, pero de que aceleracion usted habla si seguimos con los mismos problemas, no tenemos agricultura urbana ni suburbana,mientras que no haya hortalizas en la mesa del cubano y a precios razonables la Agricultura Urbana no existe, por favor no comenen noticias falsas.
Daniel el de Manuelita

Daniel el de Manuelita

Jueves, 14 Septiembre 2023 22:12

Estimado periodista, la noticia es magnifica, pero a pesar que su informacion causa indignacion, los resposanbles de exigir y tomar medidas no aparecen, Esos incumplimientos causan hambre al pueblo y hacen que el pueblo tenga que pagar cifras d dinero que no tienen, para obtner alimentos en las malditas ferias y hacen que los hospitales, las escuelas, los hogares de ancianos, maternos, cas de niños sin amparo filial, etc. pasen hambre y que medidas severas se han tomado con los incumplidores y los jefes de los incumplidores. Publiques eso tambien que si no lo hacen, la noticia cae al vacio.

Evelio

Martes, 05 Septiembre 2023 10:43

Hay que acabar con aquellos que están hundiendo a Cuba en el mar

Lazaro el Profe

Domingo, 03 Septiembre 2023 08:06

Estimado Narciso: en la Intervención del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la Primera Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 7 de julio de 2013.
¨¨Es hora ya de que los colectivos obreros y campesinos, los estudiantes, jóvenes, maestros y profesores, nuestros intelectuales y artistas, periodistas, las entidades religiosas, las autoridades, los dirigentes y funcionarios a cada nivel, en resumen, todas las cubanas y cubanos dignos, que constituyen indudablemente la mayoría, hagan suyo el deber de cumplir y hacer cumplir lo que está establecido, tanto en las normas cívicas como en leyes, disposiciones y reglamentos.
Cuando medito sobre estas lamentables manifestaciones, pienso que a pesar de las innegables conquistas educacionales alcanzadas por la Revolución y reconocidas en el mundo entero por los organismos especializados de las Naciones Unidas, hemos retrocedido en cultura y civismo ciudadanos. Tengo la amarga sensación de que somos una sociedad cada vez más instruida, pero no necesariamente más culta. ¨¨
Tú terminas diciendo en este artículo: ¨¨Precisamos mayor constancia y, sobre todo, de la indispensable sistematicidad en las tareas vitales; de lo contrario, poco habremos conseguido y, de nuevo, volverá a llover sobre lo mojado. ¨¨
Y Yo digo: ¨¨Ha perdido validez la expresión popular de Siempre que llueve escampa porque increíblemente las lluvias han sido más intensas y reiteradas desde hace más de 10 años y dos meses y lo que han hecho es incrementarse¨¨

Lazaro el Profe

Jueves, 31 Agosto 2023 18:55

Lo que hace falta es Dirección y dejar los discursitos baratos futurológicos.

Abel

Jueves, 31 Agosto 2023 08:47

Trabajé en Desembarco del Granma y si nadie se preocupa por producir más, estaremos en la miseria eterna, es un cuento lo de potenciar el municipio.

Lazaro el Profe

Jueves, 31 Agosto 2023 08:16

Narciso, reviso la prensa digital y debo decirte que seguimos hablando de la manifstación y no del Problema.