La pandilla de Liborio

No basta con escribir y dar a conocer qué se espera de la conducta de un cuadro de la Revolución cubana. Apremia ponerlo en práctica todos los días, por convicción y no por conveniencia. 

Compartir

Ilustración de Alfredo Martirena sobre el Código de Ética de los cuadros de dirección.
Mónica Sardiña Molina
Mónica Sardiña Molina
@monicasm97
430
26 Enero 2024

A propósito de un trabajo publicado recientemente en nuestro sitio web, el usuario José David comentó sobre la necesidad de ubicar, en los puestos de toma de decisiones, a «revolucionarios de verdad, nacidos en la pandilla de Liborio, cuya lealtad a los principios de nuestros próceres sea su mayor atributo». Al mismo tiempo calificó la incapacidad y el oportunismo como gérmenes de la derrota en cada nuevo empeño por el desarrollo.

Apenas unos días después, la Gaceta Oficial publicó el Decreto Presidencial 711/2023, que contiene el Código de ética de los cuadros de la Revolución cubana y regula su aplicación en los ámbitos estatal, gubernamental y administrativo.

En el documento vi concretarse la opinión de José David y de muchos cubanos que, en espacios físicos y virtuales, han manifestado criterios similares. Quedó claro que el comportamiento ejemplar exigido a los dirigentes obedece no sólo a la voluntad institucional ni al compromiso legislativo, sino que responde a la legítima demanda popular.

Valores morales, sensibilidad humana, inquietud revolucionaria, apego a la legalidad y sentido del deber figuran entre las virtudes imprescindibles para quienes, desde cargos de dirección, continúan la construcción de una sociedad socialista, en condiciones que hacen lucir las palabras «complejas» y «adversas» como eufemismos.

No es el código, sino la realidad, la que obliga a darles vida a la sentencia martiana de que la patria «es ara y no pedestal», y al concepto de Revolución, de Fidel, más recitados y exhibidos que puestos en práctica. Incita a sacar de los libros y las estatuas el ejemplo del Che, a quien su breve y agitada vida de guerrillero le dio tiempo para mostrar cómo debería comportarse un revolucionario, y también para dejarlo escrito. Exhorta a multiplicar la actuación del general de Ejército Raúl Castro Ruz, y hacer un profundo ejercicio de conciencia, para que la autoridad se vuelva liderazgo y suene menos «cuadrado» el término en cuestión.

Patriotismo, antimperialismo, fidelidad, honestidad, honor, disciplina, altruismo, humanismo, solidaridad, profesionalidad, colaboración, probidad, responsabilidad, transparencia y austeridad son los principios que guían el examen individual y social al cual deben someterse a diario los cuadros, y por cuya violación tendrán que responder ante el pueblo, como sus representantes.

Sí, dicen que Liborio está armando una pandilla para que lo defienda del abusador del frente y de todo el que quiera vivir a su costa aquí dentro. Necesita personas leales y guapas —no violentas—, trabajadoras, inteligentes, respetuosas del camino que otros labraron antes y decididas a seguir uno propio, admiradas y respetadas por los demás, lo suficientemente humildes para pedir ayuda, reconocer y enmendar sus propios errores.

No hacen falta rito de iniciación ni estatutos secretos, porque el pacto es público, con la justicia, el bienestar colectivo y el progreso.

Comentar

DANIEL EL DE MANUELITA

Jueves, 29 Febrero 2024 13:58

Pero los que tienen que hacer la carga para acabar con los bribones no la hacen y entonces tendremos que seguir resistiendo hasta un dia

DANIEL EL DE MANUELITA

Jueves, 29 Febrero 2024 13:41

Si sabemos esto:
A propósito de un trabajo publicado recientemente en nuestro sitio web, el usuario José David comentó sobre la necesidad de ubicar, en los puestos de toma de decisiones, a «revolucionarios de verdad, nacidos en la pandilla de Liborio, cuya lealtad a los principios de nuestros próceres sea su mayor atributo». Al mismo tiempo calificó la incapacidad y el oportunismo como gérmenes de la derrota en cada nuevo empeño por el desarrollo.

Por que no se hace una depuración de los cuadros, porque ahora firman el código de ética, pero eso se hace todos los años y sigue la corrupción.

Daniel el de Manuelita

Preocupado colorado

Domingo, 04 Febrero 2024 22:11

Ya se han hecho códigos similares de cuadros del partifo y estado antes, o no? Y se han firmado compromisos y hecho juramentos... Tanto colectivos como personales. Las cosas son mucho más complejas. A mí en lo personal me gustaría ver cuando viene alguien a exigir sacrificios o esfuerzos o ahorro, me demuestre cómo se sacrifica, esfuerza o ahorra él/ella/elle en primer lugar.
Que si me habla de ir a trabajar al campo, le vea con una mocha o guataca. De que debo ir a mi trabajo lejos, y yo verle en la guagua. Que haga cola en la bodega, el rastro, el punto. Que sus hijos estudien en la misma universidad que los mios y ambos reciban (o no) la medicina que necesitan. Que su casa la haga bajo las mismas reglas que yo y pague lo que yo por ir a un hotel o restaurante o por un refrigerador o una camisa. Puede merecer mas y ganar mas, lo que pido es que lo obtenga de la misma forma que yo. Entonces creeré en códigos y firmas. Saludos

YMC

Sábado, 03 Febrero 2024 18:46

Buenas tardes. No me canso de leer artículos sobre la empresa estatal socialista, sobre las formas de dirección, sobre mejora continua, etc. Pero veo poca critica de parte de la prensa cubana, se exige poco pues al final el cuadro no cobra por la labor que hace ni se reconoce su aporte como en el capitalismo, por eso es que la empresa estatal esta en perdidas constantemente pues al final se cobra lo mismo haya o no producción. El problema es un mal de fondo, ya son 65 años haciendo las cosas de la misma manera y el resultado es el mismo.

José David

Viernes, 26 Enero 2024 20:15

Mónica.
Así lo expuse y como Ud. reconoce, no es mi opinión propia únicamente, sino un reclamo de los millones de "Liborios" que dimos, estamos dando y seguiremos dando todo por salvar esta Gran Revolución de Marti y Fidel.
De regulaciones, Normas, Resoluciones, Leyes y cuántas formas jurídicas existen, estamos llenos. Pero si no se llevan a vías de hecho seguirán siendo letra muerta y "el cuartico seguirá igualito".
En estos tiempos "... necesitamos una carga para matar bribones, para acabar la obra de las Revoluciones..."