Inspeccionar y controlar para cuidar el bolsillo del pueblo

El tema de la especulación de los precios resulta, cual disco rayado, molesto y recurrente. No obstante, atenuar en cierta medida el aumento descontrolado es tarea priorizada de la Dirección de Inspección Provincial (DIP) de Villa Clara. 

Compartir

Vanguardia - Villa Clara - Cuba
(Ilustración: Martirena)
Victoria Beatriz Fernández Herrera
Victoria Beatriz Fernández Herrera
455
26 Febrero 2024

El sacrificio de llevar a la mesa los alimentos mínimos e indispensables lo conocen quienes madrugan un sábado o domingo para recorrer todo Santa Clara en busca de productos cárnicos y agropecuarios con valores más «asequibles» que los de las famosas carretillas.

Que cada día es más complejo estirar el sueldo hasta fin de mes no constituye un secreto para nadie. El tema de la especulación de los precios resulta, cual disco rayado, molesto y recurrente. No obstante, atenuar en cierta medida el aumento descontrolado es tarea priorizada de la Dirección de Inspección Provincial (DIP) de Villa Clara. 

Según explicó Andy Méndez Pérez, jefe del Grupo de Enfrentamiento de la estructura en el territorio, la DIP y su equipo en todos los municipios tienen la función de velar por el cumplimiento de los decretos referidos a los precios, la calidad, procedencia e higiene de los productos; las tarifas de los transportistas privados; la higiene comunal; y el desempeño de los trabajadores por cuenta propia (TCP), mipymes, establecimientos estatales y otros actores económicos fundamentales en el servicio a la población.

Hoy la institución villaclareña enfoca su atención en el seguimiento al Decreto 30 del año 2021, que establece las contravenciones personales, sanciones, medidas y procedimientos a aplicar si se viola la política de precios en la comercialización de bienes y servicios, de forma mayorista o minorista. Así lo demuestran los números, «al finalizar el año 2023, se realizaron casi 24 000 inspecciones en la provincia y se aplicaron más de 25 000 multas; de ellas, más de 11 000 por violación del Decreto 30» informó Méndez Pérez en exclusiva a Vanguardia.

Aunque la alteración de precios es la violación con más incidencias, el cuerpo de inspectores del territorio también reconoce otras como frecuentes: ejercer una actividad económica de forma ilegal o sin licencia, daño al consumidor mediante alteraciones en los instrumentos de pesado, actos de favoritismo y retención de mercancías, pizarras informativas que presentan el valor de un producto diferente al real, y, en los últimos meses, reticencia de algunos negocios a aceptar el pago a través de transferencias bancarias o a brindar el servicio de Caja Extra.    

Aun con capacidad para más de un centenar de inspectores, la provincia apenas tiene cubiertas 75 de las 181 plazas disponibles. Sobre la escasez de personal calificado, Andy Méndez Pérez explicó que resulta difícil y compleja la formación de nuevos integrantes pues deben dominar varios aspectos y además el trabajo de campo suele desmotivar a muchos de los aspirantes.

La imposibilidad de abarcar toda la provincia con pocos trabajadores unida a las indisciplinas y engaños de determinados sujetos que intentan quebrantar lo establecido a toda costa influyen en que la labor de la DIP resulte insuficiente ante tantos actos ilegales.

Si bien las recientes inspecciones a ferias agropecuarias, bodegas de abastecimiento y piqueras de transportistas privados constituyen el punto de partida para contrarrestar la incertidumbre, la ansiedad y los cuestionamientos de la población, no solucionan el problema. Implementar mecanismos de atención a la población que garanticen su bienestar es tarea pendiente y de obligado cumplimiento para el cuerpo de inspectores.

Comentar

DANIEL EL DE MANUELITA

Lunes, 08 Abril 2024 15:45

Mi amiga, lo primero de buscar alimentos con precios asequibles, eso no es posible, el salario no se puede estirar, simplemente cuando se termina, se pasa hambre y esa es la solución.
Esto que a continuación expresa la compañera, simplemente no ha sido posible controlares decir: "Según explicó Andy Méndez Pérez, jefe del Grupo de Enfrentamiento de la estructura en el territorio, la DIP y su equipo en todos los municipios tienen la función de velar por el cumplimiento de los decretos referidos a los precios, la calidad, procedencia e higiene de los productos; las tarifas de los transportistas privados; la higiene comunal; y el desempeño de los trabajadores por cuenta propia (TCP), mipymes, establecimientos estatales y otros actores económicos fundamentales en el servicio a la población."
Para aumentar los inspectores, hay que disminuir las plantilla infladas que existen en las entidades y empresas presupuestadas y de esta forma se le puede pagar mas a los inspectores.
Siempre he dicho que este combate no es solo de la DIS, hay que meter a la policía, para que enfrente el delito de estafa así como también a los fiscales y también a los Jefes.
Mientras que continúen los precios de oferta y demanda, el relajo seguirá. El estado tienen que topas todos los precios, hay que contratar la compra de todos los alimentos y distribuirlos por las placitas estatales y las bodegas, no hay que inventar mas nada, los precios concertados es un invento que sube la inflación y los precios.
Todo el que viole precios y hace ilegalidades hay que decomisarle la mercancía y entregársela al consumo social y ademas acusarlos por estafa.
No ha habido ningún punto de partida, todo sigue de mal en peor

YoVC

Viernes, 22 Marzo 2024 10:32

muy bueno todo pero que hacen los vendedores de viandas en carret de sagua y seguro en toda santaclara? ahora no abren por la mañana y si por la tarde pues dicen ellos mismos que por la tarde no pasan los inspectores, o en caso de las motos que hacen? se pierden de la piquera y ya...
de acuerdo con lo que dice daniel...
.hay que contratarles toda la producción (y pagarles bien y en tiempoa l os que producen), fijarles precios y venderlos por las placitas del estado , los mercados y las bodegas y así de una buena vez se termina con la cantidad de timbiriches que afean la ciudad.

José David

Viernes, 15 Marzo 2024 06:48

Hace un mes hice un comentario al respecto.
Hoy el precio del arroz, alimento más que básico para los cubanos, se ha duplicado en unas semanas, mientras mi salario sigue siendo muy bajo, y ya ni utilidades podemos cobrar.
Así que no veo dónde está la "prioridad" y mucho menos la eficacia de las medidas que cada día se anuncian, como no sea para seguir enriqueciendo a unos pocos y empobreciendo más a Liborio.
Y si eso no contradice el Programa del Moncada, entonces lo que me enseñaron mis padres, maestros y Fidel, todo lo que luche por ese programa, incluidas las armas en la manos, no es más que un sueño

Dacio

Miércoles, 13 Marzo 2024 13:29

La palabra "precios", en Cuba debería considerarse una mala palabra.

DANIEL EL DE MANUELITA

Viernes, 01 Marzo 2024 09:56

La periodista dice atenuar, significa Poner tenue, sutil o delgado algo. Nada que ver con esta acepción de la palabra, pero si se ponen muy tenue los precios, porque el cartel es para los inspectores y el real, lo dicen los revendedores, y es verdad que son delgados, porque dejando de comprar los alimentos ahorita ni nos veremos del hambre que se pasa y de sutiliza nada, porque lo hacen al descaro.
Entonces los inspectores siguen poniendo esas multas, que mientras altas son, mas caro se ponen los productos, es decir no se dan cuenta que le hacen el juego.
El pueblo esta pidiendo justicia y si Los Inspectores y el Gobierno y La Fiscalía y la Policía, no la aplican, entonces que tiene que hacer el pueblo. Miren se puede resistir y pasar el hambre que se pasa, pero todo tiene un limite.
Que pasa si se le cierran todos los negocios sean o no legales a todos los particulares, no pasa nada, porque si dejan de producir para que quieren las tierras, y si lo hacen ilegalmente, se les acusa y se les aplica la ley.
Hay que contratarles toda la producción, fijarles precios y venderlos por las placitas del estado , los mercados y las bodegas y así de una buena vez se termina con la cantidad de timbiriches que afean la ciudad. A mi me recuerdan los Kimbos y Candongas de Angola y ademas en muchos lugares dejan basura como lo es en las ferias, que ademas son fuentes de ilegalidades y focos de contaminación. Muerto el perros se acaba la rabia.
Esta opinión se que es muy severa, pero mientras le tengamos miedo a los estafadores y a la delincuencia, tendremos estafas y tendremos delitos, asi directamente proporcional.
Daniel el de Manuelita

DANIEL EL DE MANUELITA

Jueves, 29 Febrero 2024 13:38

La situación de los precios alterados, tiene solución definitiva, que es eliminar los revendedores y todo darlo por las bodegas y placitas y al que agarren vendiendo algo en la calle que lo sancionen por los delitos que a contumacia dice el escrito de la periodista:
1. Ejercer una actividad económica de forma ilegal o sin licencia,
2. Daño al consumidor mediante alteraciones en los instrumentos de pesado,
3. Actos de favoritismo y retención de mercancías, pizarras informativas que presentan el valor de un producto diferente al real, y,
4. Reticencia de algunos negocios a aceptar el pago a través de transferencias bancarias o a brindar el servicio de Caja Extra.
5. Estafa.
Etc.
Para resolver el tema de las ilegalidades, precios y demás hay que pasar a otro nivel

Daniel el de Manuelita

YoVC

Lunes, 26 Febrero 2024 12:31

y como se rien en la cara de las personas cuando el que va a comprar mirando los precios en la tablilla, te dicen ... eso es para los inspectores porque el precio es este...
eso pasa mucho en carretera de sagua, no se compadecen ni de las personas muy mayores, estaba en ese puesto cuando un señor de unos 80 años con baston fue a comprar un boniato y tuvo que dejarlo pues constaba segun el vendedor 90.00 , esas personas no piensan que quizas ese era su almuerzo.
no piensan que quizas eso le pase a ellos mismo un dia o a un familiar suyo !!

José David

Domingo, 25 Febrero 2024 10:42

Al final, esas multas las paga Liborio, pues, una vez que el Inspector se ha ido, los precios suben más aún, para compensar la multa.
Pero si parejo a la multa se confiscan los bienes adquiridos por esta especulación, se inhabilita de por vida al infractor para ejercer su actividad y se le obliga a trabajar por sueldo mínimo por al menos un año, ¡Ya verán los resultados!
Y esto, tanto para particulares como privados, que cada uno compite por ser quién más gana con menos generación de riqueza y trabajo.