Oportunidades comerciales en el Caribe

La recién concluida Feria Internacional ExpoCaribe 2024 abre puertas al comercio exterior a varias empresas villaclareñas y suscita reflexiones sobre la necesidad de aprovechar al máximo cada oportunidad.

Compartir

Mónica Sardiña Molina
Mónica Sardiña Molina
@monicasm97
79
07 Julio 2024

Por encima de las expectativas de los organizadores cerró, el pasado sábado, la XIX edición de la Feria Internacional ExpoCaribe 2024, e igual de provechosa resultó para Villa Clara la participación en la segunda bolsa comercial más importante del país, celebrada en Santiago de Cuba.

De acuerdo con datos de la Dirección de Comercio Exterior e Inversión Extranjera del Gobierno provincial, del 26 al 29 de junio, el estand que ocuparon siete entidades de la construcción, la mipyme Maní Bormey, el Parque Científico Tecnológico Industrial de Villa Clara y el polo exportador Sur del Jíbaro, de Sancti Spíritus, recibió más de 2000 visitas.

Entre las de mayor relevancia figuran las del Excelentísimo Señor Abdool Halim Majeed CCH, embajador extraordinario y plenipotenciario de la República Cooperativa de Guyana en Cuba; Antonio Carricarte Corona, presidente de la Cámara de Comercio de la República de Cuba; autoridades del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, representantes de sus instancias en varios gobiernos provinciales, delegados territoriales de la Cámara de Comercio, miembros del comité organizador de la feria y el jurado de Calidad y Diseño, que otorgó dicho premio a la mediana empresa privada Maní Bormey SRL.

Asimismo, el fórum empresarial del evento devino oportunidad para presentar la cartera de proyectos de la provincia. De los encuentros bilaterales y las citas con empresas cubanas, y de México, Portugal, Trinidad y Tobago, Guyana, Italia y Bahamas, se derivaron más de 30 intereses para establecer negocios de importación, exportación, inversión extranjera y colaboración.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre oportunidades comerciales en el Caribe.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

La firma de 33 cartas de intención abre horizontes a la venta en el exterior de carbón vegetal y chile habanero —rublos exportables de la provincia—, y productos de la marca Bormey. Otros contratos potenciales van dirigidos a proyectos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), producciones cooperadas, encadenamientos productivos, transferencia de tecnología, servicios de representación comercial, cursos de capacitación general y personalizada, búsqueda de personal idóneo para la formación de equipos especializados, asistencia para el logro de una adecuada interrelación y cooperación en las esferas de la ciencia, la tecnología y la innovación, proyectos de mejora o incubación de nuevos productos y servicios asociados a las industrias del turismo, la producción de alimentos y la energía renovable, entre otros sectores de interés.

Como estaba previsto, no se hicieron esperar las solicitudes de servicios técnicos profesionales en la construcción, suministro de materias primas, desarrollo de materiales con componentes alternativos, así como la exportación de propuestas de vivienda progresiva de formato ligero y espaciado.

Las intenciones de encadenamientos productivos beneficiarían a empresas constructoras, carpinterías de madera y aluminio, talleres de pailería y soldadura electromecánica, plantas de prefabricado, asfalto, hormigón, áridos y morteros sin cemento.

Concretar y sostener tales negociaciones representa una bocanada de oxígeno para la economía villaclareña y del país, y una oportunidad para franquear bloqueos, captar ingresos en divisa, revitalizar industrias, recuperar actividades productivas y de servicios, beneficiar a trabajadores y líderes científicos, impulsar inversiones, fortalecer y ampliar vínculos comerciales con diversas naciones, entre otros muchos beneficios.

Una vez más, empresarios y entidades dieron muestras de las potencialidades del territorio, y habrá que aprovecharlas antes, durante y después de cada convenio, dentro y fuera de los eventos, porque la búsqueda de oportunidades para el progreso demanda ejercicio diario, pensamiento cotidiano y trabajo permanente.

Las ventajas que percibirán las entidades cuyas producciones o servicios despertaron el interés de otras empresas cubanas o extranjeras deben apreciarse como un incentivo al emprendimiento y al buen hacer, y no como la justificación resentida de la cual se valen, en ocasiones, quienes perpetúan la ineficiencia con inmovilismo y falta de iniciativa.  Necesitamos que todas se abran al mundo, pero habrá que recompensar a las que marquen el ritmo.

Otra certeza ratificada por ExpoCaribe consiste en la necesidad de socializar experiencias, tanto dentro como fuera de las fronteras, incluso, a escala regional y provincial. Promover eventos de este tipo en Villa Clara, con encuentros presenciales sistemáticos y otros espacios virtuales para el intercambio permanente entre diversos actores económicos, gobiernos locales, organizaciones no gubernamentales y demás instituciones de la sociedad, favorecería la búsqueda de soluciones a los problemas que aquejan a la población, integraría capacidades y allanaría el camino hacia el desarrollo.

 

Envío por correo la ilustración de Martirena. 

Comentar