Dirección de Cultura de Santa Clara: «Valió la pena la espera»

La sede abrió nuevamente sus puertas el pasado sábado 16 de marzo, luego de seis años de reparación que le devolvieron la vitalidad a esta edificación con valores patrimoniales.

Compartir

Vanguardia - Villa Clara - Cuba
El edificio fue restaurado con el debido respeto de los códigos arquitectónicos establecidos. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)
Francisnet Dí­az Rondón
Francisnet Dí­az Rondón
230
23 Marzo 2024

Cuando una de las vecinas de la calle Gloria (Leoncio Vidal) entró al recién reestrenado recinto de la Dirección Municipal de Cultura (DMC) de Santa Clara, y apreció la belleza y excelente trabajo constructivo, le dijo a la directora de la sectorial, Marta Meneses, que había valido la pena la espera.

La sede abrió nuevamente sus puertas el pasado sábado 16 de marzo, luego de seis años de reparación que le devolvieron la vitalidad a esta edificación con valores patrimoniales. En la apertura estuvieron presentes autoridades del Partido, el Gobierno, la intendencia y varios invitados, que disfrutaron de una hermosa actividad cultural.

Marta Meneses y trabajadores de la sectorial en la nueve sede de la Dirección Municipal de Cultura. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

Osvaldo Freire (Osvi), inversionista del proyecto, explicó que se hizo una rehabilitación integral, a un costo de alrededor de 38 millones de pesos. Se ejecutaron trabajos en pisos, paredes, techo; redes hidráulicas, sanitarias y pluviales, con tecnología moderna, con el debido respeto de los códigos arquitectónicos.

«Cuando se nos entregó la edificación, llevaba 16 años en derrumbe. Recuperamos el primer nivel, ya terminado, y sólo faltan detalles, como una galería de arte que se montará en la sala, la saleta y parte del pasillo. La pintura usada, de acuerdo con la carta de colores planteados por Planificación Física y el Centro Provincial de Patrimonio Cultural, se  corresponde con las características de la edificación y la cuadra donde se encuentra enclavada», argumentó.

Detalló Freire que también se hicieron tres baños, dos para los funcionarios y trabajadores, y uno en el camerino de los artistas que se presentarán en las actividades culturales. Todos, con herrería y válvulas nuevas, latiguillos, llaves de ángulo y, muy importante, agua corriente.

Por otra parte, se rehabilitó la herrería, y para el segundo nivel se obtuvo el permiso de Patrimonio para hacer una modulación de rejas con el mismo diseño de las de la planta baja, que ya están confeccionadas y listas para montarse. Con ello se asegura el área posterior del local, que no colinda con viviendas altas, por lo que tiene fácil acceso desde afuera.

«Tenemos ejecutado el segmento estructural del segundo nivel con el repello fino y la masilla. Ya se montan los marcos, el piso listo para echar y la definición de las redes eléctricas. Aquí radicarán las oficinas administrativas que tienen menos contacto con la población. Así se evita el hacinamiento en la parte inferior del edificio, donde se priorizarán los servicios con mayor contacto con el público, como la dirección de la institución, programadores, recursos humanos, economía, contratos, facturas, pagos, etcétera», dijo.

Según Freire, durante el trabajo no faltó el interés del Partido y el Gobierno, que supervisaron el avance físico de la obra. Contaron con la asesoría del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, los permisos de construcción de la Dirección Municipal de Planificación Física y las orientaciones precisas de la directora de Cultura de Santa Clara, Marta Meneses, con constantes trabajos de mesa para la toma de decisiones.

Acerca del cuidado y conservación del inmueble, manifestó que ha sido una política desde la etapa de terminación. La directora se reunió con todos los trabajadores, directivos de los centros que tributan a Cultura Municipal —Museo de Artes Decorativas, casas de cultura, Casa de la Ciudad, etcétera—, y todos han sido  orientados de cómo preservar y cuidar lo que tanto recursos y sacrificio ha costado.

Una casa para el disfrute de todos 

Marta Meneses Mirabal se siente feliz por la recuperación de la sede de la DMC, a la cual le ha entregado buena parte de su vida. Comenta que pudo lograrse gracias al esfuerzo de Cultura y el buen uso del presupuesto asignado, el apoyo del Gobierno y la labor de la brigada de trabajadores del Proyecto Déjà Vu.

«Pudimos inaugurar la primera parte de la institución con una actividad cultural preciosa, y un público excelente que disfrutó mucho. El inmueble cuenta con servicio de cafetería por el día y actividades culturales de 8:30 de la noche hasta las 12:00 a. m., y se va a inaugurar la segunda planta con toda la parte administrativa de la dirección de la Unidad Municipal de Apoyo a la Cultura (Umaap).

«El trabajo del inversionista Osvaldo Freire y Guillermo de Jesús Pérez Alonso, director de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural de Villa Clara, fue fundamental. Se tuvo mucho cuidado en las acciones constructivas llevadas a cabo», explicó.

La DMC cuenta con 37 trabajadores en economía y la parte cultural. La gastronomía está a cargo de un trabajador por cuenta propia, quien atenderá todo el servicio, compuesto por café y comida ligera, entre otras ofertas, con precios asequibles.

El inmueble cuenta con servicio de gastronomía desde por la mañana para todos los visitantes. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

«La sede está muy cómoda. Los artistas cuentan con camerino de primer nivel, los baños con un acabado de calidad, y en las oficinas se respira un ambiente cultural muy bonito. En esta institución, que aportará al presupuesto del Estado, se cobrará la entrada a 50.00 pesos moneda nacional, y el público podrá disfrutar de un talento de excelencia cada viernes, sábado y domingo.

«En la jornada inaugural participó el grupo Nuestra América y los mariachis, y al siguiente día actuó el septeto Cubanacán. Fue la primera actividad que se cobró y tuvo muy buena aceptación.

«Estarán, además, el maestro guitarrista Roberto Fortún, junto a Liane Pérez, del trío Palabras, así como varios artistas y escritores. En fin, va a ser una programación muy interesante», señaló.

La DMC de Santa Clara vuelve a cobrar vida y dar aliento al ambiente santaclareño. Sus directivos y trabajadores ya la asumen como su segunda casa, abierta para todos los visitantes y a disposición del pueblo, con el fin de resaltar y defender nuestra cultura desde el corazón de la ciudad.

Comentar