Con los pies en la tierra

El grupo de productores y emprendedores Los Valientes, de Cifuentes, está a punto de cumplir el segundo aniversario de una historia forjada entre múltiples satisfacciones y no pocas incomprensiones.

Compartir

NIño muestra cosecha de calabazas.
Promover en los niños el amor a la naturaleza constituye uno de los objetivos del grupo Los Valientes. Observe las calabazas logradas, cuyo peso oscila entre las 13 y las 17 libras. (Foto: Cortesía del entrevistado)
Ricardo R. González
Ricardo R. González
@riciber91
1300
11 Agosto 2023

Cuenta Orelvis Sosa Moya que en su finca, ubicada en el municipio de Cifuentes, prevalecen las huellas de su abuelo Benito Sosa, un isleño que se distinguió en Cuba en la producción cañera, además de sus dotes como dirigente sindical en pleno capitalismo. Quizás de ahí vengan sus genes, de aquel hombre que hacía carbón a partir de zonas copadas de marabú, para venderlo en San Diego del Valle.

Memorándum

— El grupo suma ya 120 integrantes con diversas profesiones y oficios. Se ha extendido por otras provincias y países, como Perú, Guatemala, Chile y Ecuador, a fin de intercambiar conocimientos y habilidades. Una especie de universidad directa al surco.
— Entre el 26 y el 29 de agosto celebrarán el segundo año de constituido con un encuentro nacional en la Ciénaga de Zapata. — El trabajo con jóvenes y niños es prioritario en el propósito de enseñar la agricultura desde la cuna.
— Facilitar empleo a jóvenes y mujeres constituye uno de sus objetivos. Ya existen siete trabajadores contratados y se aspira a adicionar 30 plazas en un municipio como Cifuentes, que perdió más de 5000 empleos al desmontarse la industria azucarera.

En esta historia parece cumplirse el refrán «de casta le viene al galgo», y ahora su nieto, además de haber desplegado una vida sindical en la provincia como líder del sector azucarero y el de la pesca, conduce el grupo de productores y emprendedores Los Valientes, cuya aspiración es impulsar el desarrollo local y contribuir al plan de soberanía alimentaria y nutricional del Oasis Villareño y más allá.

Muchas veces ha sido tildado de soñador, pero «con los pies puestos sobre la tierra», según dice, y poco a poco, en medio de un camino abrupto, ha demostrado su capacidad para hacer realidad los sueños.

Lo tangible

El proyecto Los Valientes figura entre los de mayor alcance, según la visión de la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (Actaf), sobresale en la producción de semillas, el empleo de compost y humus de lombriz como base en la fertilización.

«Resulta una tarea compleja atender más de 500 posturas de café Robusta de un clon vietnamita, una cantidad superior a las 170 de limón y un número considerable de aguacate, mamey y mango, a partir de un estiércol que era desechado. Ahora lo utilizamos como principio de la economía circular, a fin de evitar importaciones de fertilizantes químicos con un alto costo, a la vez que protegemos el medio ambiente. Vale decir que los resultados son incalculables con el empleo de las materias orgánicas».

—Al conocer las pretensiones, cualquiera diría que es una finca de ciencia ficción...

—Vista hace fe. Quien lo dude puede venir. Las posturas de café constituyeron el incentivo inicial de «Los Valientes», que ya disponemos de unas 15 000  sembradas y aspiramos a más, con el propósito de llevar el grano al llano, a partir de la valiosa colaboración de la Empresa Agroforestal de Jibacoa. Ahora estamos produciendo posturas de calabaza y de melón, un sueño que era irrealizable para algunos, apoyados por el Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam), que donó 2500 tubetes, con resultados muy satisfactorios, y nos proponemos sembrar más de un millón de posturas de tomate, otro tanto de ají de cualquier variedad, col y fruta bomba.

Productor con matas de café Robusta.
La salud que experimentan las posturas de café Robusta de un clon vietnamita. (Foto: Cortesía del entrevistado)

«Con el respaldo de los centros de la comunidad científica pretendemos incluir yuca, boniato, sorgo, soya y maíz, al tiempo que no se renuncia a esas 4 hectáreas de frutales con café intercalado, siempre que se garantice el presupuesto para solucionar el abasto de agua, mediante un pozo o una pequeña presa».

Orelvis Sosa es de los que prefieren hablar de suelo y no de tierra, «porque quienes amamos la naturaleza, apreciamos los estragos de la sequía, los efectos del cambio climático y del calor agobiante.

«Prueba echarle agua a una planta para que aprecies la transformación y el verdor inconfundible. Maltratamos mucho el suelo, tanto los productores individuales como estatales».

Entre tantos andares recuerda la experiencia derivada de las posturas de calabaza. «Ni yo mismo creí en esos resultados. De la manera tradicional puede demorar de 70 a 100 días para lograr el producto, y tenemos unidades que han llegado a pesar entre 13 y 17 libras; pero lo importante es que la semilla esté pregerminada a los cinco días, y en menos de 20 ya está la postura lista para que el productor la pueda sembrar, dotada de numerosas raíces».

—¿Utilidades en la práctica?

—Ya se ha probado en una CPA líder como la «Bernardo Díaz», con la siembra de 1200 posturas de calabaza y otras 370 de melón. Incluso, lo he experimentado en mi finca, y en menos de 70 días ya está de cosecha. Por ello recomiendo aplicar la ciencia con innovación y pensar en todo lo que pudiera lograrse a partir de la bendita naturaleza.

«Los Valientes» constituyen un grupo inclusivo que promueve vínculos con diversos productores de Cuba, a través de las redes sociales, específicamente WhatsApp, herramientas que utilizan para la adquisición de posturas y el intercambio de conocimientos.

También han donado sus producciones a instituciones de Salud, como el Hogar Materno de Cifuentes y el hospital pediátrico José Luis Miranda, a los cuales les han realizado entregas desinteresadas. Existen coordinaciones con la escuela especial Carlos Conquero, destinada a niños con discapacidad intelectual, para que, a partir de septiembre, asistan al proyecto y se fomente la escuela de técnicos medios en el municipio cifuentense.

Empleo del estiércol para tratamiento de los suelos.
La práctica de la economía circular está presente para evitar importaciones de productos químicos e incentivar el cuidado del medio ambiente. Un estiércol que antes era desechado, ahora reporta utilidad. (Foto: Cortesía del entrevistado)

No se concibe una proyección productiva sin el análisis de cifras y el comportamiento económico. Sosa Moya está consciente de sus funciones y argumenta que desde el inicio de una siembra de posturas de aguacate, en 2018, maneja los gastos de forma minuciosa.

«Cuando se habla de economía circular, los productores deben llevar todas las estadísticas. Desde que el café llegó a Cifuentes, en 2021, se han perdido más de 10 000 posturas que no se les entregaron a los productores debido a diferentes trabas. Hubo que incinerarlas y ello ocasionó pérdidas superiores a los 180 000 pesos. Debe quedar claro que los ingresos del proyecto son para el municipio, a fin de impulsar su desarrollo local, y si se hace lo establecido, la factibilidad monetaria redundaría a favor de la producción de alimentos».

Productor Orelvis Sosa y su esposa Mabel del Sol.
Parte de la familia: su esposa, la doctora Mabel del Sol Peraza, con 32 años de ejercicio, y Cana, la mascota querida por todos. (Foto: Ricardo R. González)

Contrastes

En los casi dos años de constituido no han sido pocas las trabas enfrentadas por el grupo. Como proyecto fue aprobado en fecha reciente, cuando lo establecido para ese trámite no debe exceder los seis meses.

Ahora aguarda por la aprobación del presupuesto destinado a solucionar el abasto de agua; los organismos encargados tienen la voluntad de hacerlo, una vez que exista el financiamiento. Ello facilitaría la creación de una pequeña presa dirigida a la obtención de alevines en pequeña escala.

Existen otros contratiempos muchas veces desoídos; sin embargo, a Orelvis Sosa lo caracteriza la voluntad de vencer retos —los naturales y también los humanos—, para hacer realidad aspiraciones productivas que no son sólo para beneficio personal, porque apuesta por contribuir con su comunidad. ¿Tenemos o no nuestras Razones?

—Los golpes duelen mucho, pero también enseñan. ¿Seguirás siendo un emprendedor incansable?

—Se irá conmigo cuando ya no exista. Lo que deseo es hacer producir el suelo con resultados. Cuánta necesidad hay de eliminar trabas y burocracias que también afectan a los productores. Cuánto pudiéramos aportarle al país en tiempos tan difíciles, se habla de ello y lo contemplan las leyes, pero muchas veces queda en palabras. No se trata de ser polémico ni conflictivo, sino de abogar por lo que realmente resulta razonable, porque aprendí de nuestros líderes a abrazar causas justas.

—La finca Los Sosa, ¿un tributo a tus ancestros?

—Lo hago por la colectividad y la familia. A menudo miro la arboleda centenaria que sembró mi abuelo, y al lado de mi casa existe una planta de aguacate que tiene 105 años y aún produce. Entonces pienso que hay que ser muy consecuente, y allí debo seguir cosechando para el propio sustento de la humanidad. Por eso mi abuelo siempre está presente.

Comentar

Orelvis

Martes, 15 Agosto 2023 08:00

Muchas gracias a Ricardo por haber divulgado la historia de nuestro GRUPO y la de mi proyecto pues mi objetivo es apoyar la seguridad alimentaria por el bien de nuestro pueblo.

Yiliam Díaz

Domingo, 13 Agosto 2023 17:29

Imponerse a las adversidades es una característica de los cubanos Adelante.

Marcelo

Domingo, 13 Agosto 2023 11:22

Ojalá se generalizaran experiencias de este tipo para contribuir con la producción de alimentos que tanto se necesita.

Mario Rodríguez

Domingo, 13 Agosto 2023 11:17

Conozco bien el trabajo sistemático de este grupo. Hacen proezas con la tierra y tienen muy bien puesto el nombre.