¿Tiembla la tierra en Villa Clara?

Aunque la provincia no figura entre las demarcaciones cubanas más propensas a los movimientos telúricos ya se cuenta con un estudio de peligro, vulnerabilidad y riesgo sísmico.

Compartir

Mapa sobre actividad sismológica en Cuba.
Los movimientos telúricos en Cuba se concentran en la parte oriental del país. (Foto: Tomada de Internet)
Ricardo R. González
Ricardo R. González
@riciber91
235
17 Abril 2024
Daños en viales provocados por un sismo.
Ejemplo de las secuelas que dejan los siniestros al liberarse de manera repentina la energía, que se propaga en forma de ondas. (Foto: Tomada de Internet)

Transcurridas las primeras horas de este año, la BBC despertaba al mundo con el siguiente titular: «Un terremoto de magnitud 7,6 deja al menos 64 muertos y graves daños en Japón». Sin embargo, la propia agencia publicaba, tres meses después, que un inusual temblor —el mayor de los últimos 40 años— de magnitud 4,8 se sintió en Nueva York y sus alrededores.

Son solo dos de estos episodios originados por el rompimiento repentino de rocas en el interior de la Tierra, un proceso que al provocar grandes concentraciones de energía en las placas tectónicas puede generar sismos.

En Cuba, la ocurrencia de estos fenómenos se ubica, fundamentalmente, en la zona oriental del país, debido a la presencia de la falla de Oriente a lo largo de la costa sureste del archipiélago. No obstante, los expertos dejan claro que ningún sitio de la geografía queda exento de riesgos.

Vale señalar que el 10 de octubre de 2023 se confirmó una sacudida de 3,1 en la escala de Richter cuyo epicentro se localizó al sur de Sancti Spíritus, con vibraciones y temblores reportados en Cumanayagua, Palmira, Manicaragua, Cruces y Cienfuegos, según confirmó la Estación Sismológica de La Piedra.

Situaciones de este tipo resultan imposibles de predecir, mas ello no es justificante para vivir de espaldas a la posibilidad. Por eso, la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), con la ejecución principal de GeoCuba, ha valorado las zonas de mayor intensidad sísmica en Villa Clara asociadas a la presencia de fallas.

Las áreas más proclives se delimitaron al norte de la provincia —desde Corralillo hasta Caibarién—, incluyendo la cayería noreste, donde ocurrió el movimiento telúrico más fuerte registrado en la demarcación, el 15 de agosto de 1939. Su epicentro fue localizado en las cercanías de Cayo Santa María, con magnitud de 5,6; en tanto, los mayores dañ

El M. C. Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador de Proyectos del Citma, subraya que, en correspondencia con las vulnerabili­dades, se decidió, por directiva nacional, estudiar las capitales de provincias, aun cuando Santa Clara no constituye una zona peligrosa. Se incluyó en el estudio por resultar la de mayor vulnerabilidad entre las áreas densamente pobladas; de ocurrir un desastre, las consecuencias tendrían mayor repercusión.os se reportaron en Remedios, en la que dejó un fallecido.

M. C. Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador de Proyectos del Citma.
Ya Villa Clara concluyó su estudio de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo Sísmico, precisa el M. C. Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador de Proyectos del Citma. (Foto: Ricardo R. Gonazález)

«Incluye la investigación pormenorizada de las redes tecnológicas, los puentes, la tipología de las construcciones y su estado de conservación, entre otros factores», explicó el especialista.

Pichardo Moya precisa que el examen ya está concluido y su implementación representa un proceso continuo que incorpora actualizaciones en los planes de reducción de riesgos de desastres. Ya fue discutido en el Consejo de la Administración Municipal y en el Consejo de Defensa de Santa Clara.

Alrededor del archipiélago

Memorándum

— El Cenais mantiene estrechos vínculos con centros homólogos de otros países, que abarcan 54 estaciones de Latinoamérica y el Caribe, en busca de precisiones y cooperación internacional.
— Las 20 naciones con mayor riesgo sísmico en el mundo son: Estados Unidos, México, Guatemala, Costa Rica, Perú, Ecuador, Chile, Vanuatu, Tonga, Tuvalu, Nueva Guinea, Indonesia, Taiwán, India, Japón, China, Rusia, Islandia, Nueva Zelanda e Italia.
— El promedio anual de reportes en Cuba oscila entre los 20 y 50 sismos de mediana y moderada intensidad; la mayoría, en la región oriental.

Cuba dispone del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), como guardián permanente en la vigilancia de estos siniestros, desde su sede en Santiago de Cuba.

Perteneciente al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente registra los sismos, perceptibles o no, tanto en el país como en sus alrededores.

En el primer trimestre de 2024 se registraron en la región 1067 terremotos, y hasta el momento solo ha sido sensible el del 23 de marzo, con magnitud de 3,8, a 40 km al sur de Caimanera, en la provincia de Guantánamo.

A manera de curiosidad vale decir que la jornada de más sismos fue la del pasado 3 de febrero, al totalizar 37; aunque ninguno fue perceptible. Por otra parte, las zonas con mayor cifra de terremotos, al término de marzo, fueron las de Santiago-Baconao (434) y el norte de Las Tunas, con 121.

Respecto al año precedente, totalizaron 14 terremotos palpables en el área de cobertura local de Cuba, de un total de 7475 eventos registrados por las estaciones del Cenais.

De los 14, se relacionaron 5 con las placas al sur del oriente cubano, otros tantos acontecieron en el interior del territorio y 4 tuvieron su epicentro fuera del archipiélago; 2 de ellos en Haití, 1 en Jamaica y otro en la parte norte de Honduras.

Durante el 2023, el área del país con mayor cantidad de sismos recayó en Moa-Purial, que totalizó 1530 eventos; otros 1025 correspondieron al norte de Las Tunas, mientras las zonas más energéticas resultaron la de Paso de los Vientos-Gran Inagua.

Cada dato aportado depende de la labor del Cenais, el cual dispone de 22 estaciones sismológicas distribuidas en el país con la posibilidad de transmitir en tiempo real.

Medidas a cumplir durante eventos sísmicos.
Orientaciones a seguir en las diferentes etapas de estos fenómenos. (Foto: Tomada de Internet)

Especialistas de la institución santiaguera sustentan que en la actualidad se instalan estaciones en el occidente cubano, en la Isla de la Juventud, Pinar del Río, La Habana, el sur de Matanzas y el norte villaclareño, a fin de consolidar el monitoreo para el logro de una cobertura homogénea y eliminar los llamados enjambres de falsos positivos.

Según fuentes históricas, entre los sismos de mayor intensidad figuran el ocurrido en Santiago de Cuba el 18 de octubre de 1551, con una magnitud de 5,8, y otro en agosto de 1578 (6,8); en Bayamo, en octubre de 1624 (5,2), y uno en La Habana, en 1693, que derribó 1500 viviendas. También, en San Cristóbal, Pinar del Río (6,0), en Santiago de Cuba, en 1766 (7,6), y el de Reme­dios-Caibarién, en agosto de 1939 (5,6).

Contrastes

El evento más poderoso de los registrados hasta hoy en la historia ocurrió el 22 de mayo de 1960 en la localidad chilena de Valdivia, con una magnitud de 9,5 en la escala de Richter y una duración superior a los diez minutos. El saldo de fallecidos fue de más de 6000 personas.
Aunque los movimientos telúricos no se pueden predecir, Cuba mantiene siempre su alerta, pero, a la vez, se requiere estar preparados, y cumplir determinadas medidas como la de alejarse de edificios, cables eléctricos, y tuberías de gas y combustible.
Es recomendable no perder la calma y dirigirse a un espacio abierto alejado de árboles, postes telefónicos y edificaciones.
En este sentido, la Defensa Civil siempre orienta y asume un rol de primer orden.
¿Tenemos o no nuestras Razones

Comentar